Del h2 a las filas de la revolucion